${{amount_with_comma_separator}} ARS

Altos Las Hormigas es una bodega de reconocida trayectoria, volcada a la elaboración de vinos que representen la tradición y el Terroir de origen, a través de una intervención enológica mínima. 


Desde 2015 cuentan con certificación orgánica,  y sus vinos han sido premiados y reconocidos por la crítica internacional.


certificación orgánica y EL TERROIR EN EL VINO

La viticultura orgánica permite que el Terroir y la añada se expresen plenamente en el vino.


En Altos Las Hormigas entendemos que lo mejor para el vino es el equilibrio natural de los nutrientes en el suelo, que se logra con la viticultura orgánica. Este equilibrio beneficia una mayor concentración en las uvas, que brindan a su vez vinos más concentrados, más personales, más complejos y con más capas. 


El proyecto Terroir de Altos Las Hormigas surge de la idea que el lugar de origen de un vino es su punto de partida, sus cimientos, el creador de su carácter más profundo y verdadero. El Terroir tiene un aspecto natural, basado en el suelo y el clima, y un aspecto humano, formado por la cultura compartida de los viticultores locales y por el legado de quienes los precedieron.

reconocimientos

La Bodega Altos Las Hormigas, fundada en 1995, es reconocida por los principales críticos internacionales, como Robert Parker, James Suckling, Tim Atkin y otros, quienes puntuaron sus vinos entre 90 y 96+ puntos, dependiendo de la línea y la cosecha.


Uno de sus mayores reconocimientos fue para el vino Altos Las Hormigas Malbec Appelation Gualtallary, un verdadero Malbec de montaña, con gran personalidad, que obtuvo 96+ puntos por Robert Parker, 96 puntos por Tim Atkin y 95 puntos por Descorchados. 


Además, la bodega recibió reconocimientos en medios como The New York Times y The Telegraph (UK), en reiteradas ocasiones. 


HISTORIA

En 1995, los italianos Alberto Antonini, reconocido enólogo de Toscana, y Antonio Morescalchi, un joven empresario, hicieron un viaje a Sudamérica para conocer las zonas vitivinícolas. Visitaron ambos lados de la cordillera de Los Andes y quedaron fuertemente impresionados por los viñedos que se desarrollaban en grandes altitudes y en un clima desértico como el de Mendoza (Argentina). Tanto la naturaleza de la región como su tradición vitivinícola, establecida por los inmigrantes europeos en siglos pasados, eran sorprendentes para quien la visitaba por primera vez. 


Alberto y Antonio regresaron a Toscana convencidos del potencial inexplorado del Malbec, una cepa con una fuerte tradición local pero en general ignorada e incomprendida. Mientras el resto del mundo del vino veía a Mendoza luchando por deshacerse de su imagen de zona productora de vinos a granel, estos dos jóvenes italianos vieron en Mendoza un lugar donde los valores tradicionales del vino y un inmaculado terruño se podían revitalizar con un cuidadoso enfoque de elaboración del vino y una visión más amplia. En contra de todos los pronósticos y de los consejos de los locales, decidieron emprender en una bodega dedicada exclusivamente al Malbec de Mendoza, asumiendo el riesgo de apostar por una uva cuyo potencial no estaba probado.

LOS VIÑEDOS

Altos Las Hormigas está situada en Luján de Cuyo a unos 800 metros sobre el nivel del mar, frente a Los Andes, protegida por un pliegue geológico menor hacia el oeste. La finca es de 206 hectáreas, de las cuales 57 ha están plantadas con Malbec y 6 ha con Bonarda. En el corazón de la propiedad se encuentra la bodega de 2.500 metros cuadrados, con diseño tradicional de la zona y las mejores condiciones técnicas para la elaboración del vino. 


En 2011, tras la investigación del Terroir con Pedro Parra, fueron adquiridas 55 ha en Paraje Altamira, Valle de Uco. Una propiedad con micro-terroir en el suroeste del Valle de Uco, a 1105 metros snm. Allí, en 2017, plantamos nuestro Jardín Altamira. Un proyecto de viñedo verdaderamente único, la próxima revolución de Altos Las Hormigas en la vitivinicultura de Argentina. Este Terroir súper calcáreo producirá vinos nunca antes vistos en Mendoza.




vinos

Cada intervención en bodega representa un pequeño paso que nos aleja un poco del origen natural. Si bien es imposible la intervención cero o la ausencia de participación de las personas, resulta factible mantener una filosofía en donde se trate de hacer siempre algo menos. 


Extracción sin movimientos de sombrero, roble neutral, levaduras indígenas, agregado mínimo de sulfito, acidez natural, fermentación completa, sin restos de azúcar, son algunas de las prácticas y de los objetivos que nos proponemos en todas las vinificaciones. Un bajo grado alcohólico, también es un objetivo que perseguimos, cosechando lo más temprano posible cada unidad de suelo.  

  • LOS CLÁSICOS
  • LÍNEA TERROIR
  • SUELOS CALCÁREOS
  • COLONIA LAS LIEBRES

LOS CLÁSICOS

Nuestro portafolio de vinos funciona como un zoom hacia el lugar de origen y su Terroir. Empieza con una vista amplia de toda la provincia de Mendoza, y hace foco progresivamente hacia sitios más específicos y más pequeños. 


Nuestros vinos permiten viajar a través de Mendoza, desde el amigable Malbec Clásico, que busca mostrar una tipicidad auténtica del Malbec mendocino hasta el TINTO, un vino de corte que puede ser considerado una receta tradicional que al mismo tiempo mira al futuro, expresando contemporáneamente la amabilidad del clima soleado de Mendoza y la frescura de la cordillera de Los Andes. 


El equilibrio es nuestra esencia y nuestra prioridad número uno. Todos nuestros vinos son pensados para maridar diferentes comidas.

LÍNEA TERROIR

El proyecto de Altos Las Hormigas surge de la idea que el lugar de origen de un vino es su punto de partida, sus cimientos, el creador de su carácter más profundo y verdadero. 


El Terroir tiene un aspecto natural, basado en el suelo y el clima, y un aspecto humano, formado por la cultura compartida de los viticultores locales y por el legado de quienes los precedieron. La vid se encuentra en medio de estos dos mundos, cuidados por el hombre y apoyados por el medio ambiente. 


Si el Terroir es la música, el hombre es el intérprete, en este caso estos dos vinos son la fiel representación de los Terroirs de Luján de Cuyo y Valle de Uco, ambos provenientes de suelos con presencia de carbonato de calcio.

SUELOS CALCÁREOS

Desde 2006 Altos Las Hormigas viene produciendo sus vinos de guarda y alta gama exclusivamente de viñedos plantados sobre suelos calcáreos. 


El calcáreo es un tipo de suelo de origen eólico, rico en carbonato de calcio, que se encuentra en un pequeño porcentaje de áreas en Mendoza. La vasta experiencia y conocimiento de nuestro equipo sobre el Malbec de Mendoza nos llevó al Valle de Uco, que con su clima de montaña y sus perfiles de suelo calcáreo, se convirtió en la zona más prometedora para lograr vinos de gran potencial de guarda y con una expresión del Terroir superior. 

Cuando uno saborea estos vinos, vinificados con cuidado, la textura y el sabor no se pueden confundir con nada más. Es puro Terroir.

COLONIA LAS LIEBRES

Colonia Las Liebres, una marca hermana de Altos Las Hormigas, se ha especializado desde su primera aparición en explorar estilos radicales y contra-corriente, tanto en su imagen como en su estilo enológico. 


Su primera Bonarda sin madera fue la 2003, cuando a esta variedad de uva no se la consideraba para la elaboración de vinos para el mercado de alta gama y la madera era necesaria para que los tomadores de vinos de calidad consideraban un vino como algo digno de su atención. 


 Con gran paciencia, el equipo ha trabajado desde ese entonces para establecer en el mercado nacional e internacional un modelo de vino argentino que supere los esquemas establecidos, logrando un gran éxito en la prensa y el público, y demostrando que Argentina no era solo potencia y madera. 


Hoy Colonia Las Liebres Bonarda es un pequeño vino de culto en muchos mercados. En la actualidad, la marca representa laapuesta de la bodega por seguir avanzando sobre el camino natural de vinos puros, orgánicos y sin intervenciones.